Fundación Martin Bodmer. Leyendas de los siglos

On 31 July, 2013 by Album Letras Artes
Fundación Martin Bodmer. Ginebra

Fundación Martin Bodmer. Ginebra

El individuo es inefable, la verdad de un hombre resiste a todo lo que se pueda decir de él. En Ginebra, en el viejo cementerio de Cologny, la piedra tombal de Martin Bodmer porta una inscripción de Séneca que alude a esta cuestión: quid egeris tuncapparebit cum animan ages (Cartas a Lucilius III,26, 6), es decir, “lo que habrás hecho de tu vida, se verá en el momento en que la pierdas”.

Nacido en Zurich en el seno de una familia de ricos sederos, Martin Bodmer era el más pequeño de los cinco hermanos. Apasionado por la literatura desde la infancia, comenzó muy pronto a coleccionar libros antiguos o raros. Su madre, que compartía esta pasión de su hijo, comenzó a organizar reuniones literarias en la mansión familiar, invitando a ellas a personalidades tan relevantes como Hugo von Hofmannsthal o Paul Valéry.

Martin Bodmer fue sin duda un hombre excepcional. A lo largo de toda su larga vida, nació en 1889 y murió en 1971, se aplicó a hacer realidad su idea. Realizar un edificio espiritual, reuniendo las huellas escritas de las “creaciones del espíritu humano”, hacer realidad la weltliteratur soñada por Goethe, la biblioteca universal. Convencido de la real existencia del Chrorus mysticus, es decir, “el grupo de personas a quienes debemos el secreto poder de la civilización humana”. Convencido de que es en los libros donde se guarda la huella de su acción.

En 1939 su colección de libros ya tenía 60.000 volúmenes. Pero es en la década de los cincuenta cuando la Biblioteca Bodmer se constituye en Cologny, un barrio de Ginebra, donde Martin Bodman había adquirido una parcela y construido en ella dos mansiones, pensando albergar la colección en una de ellas. Pero muy pronto fue evidente la necesidad de más espacio. Así es que fue decidido crear una galería subterránea uniendo las dos mansiones y albergar parte de la colección en ella. Finalmente, en 1999, la Fundación decidió agrandar y renovar el conjunto. Un arquitecto prestigioso, Mario Botta, construyó un edificio que fue inaugurado el 21 de noviembre del 2003.

Las colecciones que guarda son impresionantes. Tablillas en arcilla con escritura cuneiforme, papiros egipcios, inscripciones y monedas griegas y romanas, manuscritos medievales, ejemplos de las diferentes escrituras, hebrea, árabe, china o india en sus diversas modalidades y caligrafías. Ejemplares rarísimos, como el evangelio gnóstico llamada de Judas, recientemente restaurado, o como un ejemplar de la Biblia de Gutemberg. Numerosos incunables, ediciones originales de obras fundamentales de la Reforma y del Humanismo; ejemplos de la afirmación de los grandes géneros literarios que tuvo lugar en el siglo XVIII. El libro como vehículo de la vida intelectual y científica de la Ilustración. Y finalmente el periodo de las transformaciones económicas, técnicas y sociales, de la revolución industrial que se ha prolongado hasta nuestros días. Páginas escritas a mano de los grandes hombres de la literatura, páginas mecanografiadas o pruebas de imprenta corregidas por ellos mismos, primeras ediciones. La aparición de los oficios relacionados con el libro, su desarrollo e historia. El fenómeno de la edición literaria, los libros de autor y los libros de artistas. La importancia de la imagen…

El Museo organiza constantemente exposiciones temporales, que lógicamente presentan piezas de su colección -seleccionadas por su relación con determinado tema (por ejemplo, el libro en el libro, música y poesía) o formando un conjunto coherente (por ejemplo, los manuscritos medievales o las fascinantes tablillas poéticas de Michaux)-pero que también acogen obras procedentes de colecciones privadas de arte, bibliofilia, historia o ciencias, y en muchas ocasiones son montadas en colaboración con otras instituciones complementarias públicas o privadas.

En el año 2009, tras una exposición que obtuvo gran éxito, En todas letras… cien años de literatura en la Nouvelle Revue Française, del 16 de mayo al 12 de abril se presentó Tesoros del siglo de oro ruso, de Pouchkine a Tolstoi. Y del 21 de noviembre del 2009 al 4 de abril del 2010, Occidente, Raíces espirituales de Europa, una exposición excepcional para la que, entre las 160.000 piezas de la colección, se han elegido 77.

En definitiva, como decía Bernard Gagnebin, “Para los arqueólogos y los papirólogos, para los historiadores de arte, para los medievalistas, para los especialistas de la literatura francesa, alemana, inglesa, italiana, española, escandinavas, eslavas o incluso orientales, para los historiadores del derecho y de las ciencias, para los historiadores del libro y de la escritura, la Fundación Martin Bodmer constituye una mina inagotable de investigaciones y descubrimientos”.

Álbum Letras Artes

Escrito por Álbum Letras Artes

Comments are closed.