Heinrich Kühn. El maestro pictoralista. Un reflejo de Austria finisecular

On 11 February, 2013 by Album Letras Artes

Heinrich Kühn - El maestro pictoralista - un reflejo de la Austria finisecular

Imágenes turbadoras que parecen proceder, más que de los orígenes de la fotografía, de alguna extraña ensoñación de nuestra memoria. Captadas en los últimos años del siglo XIX o en los primeros del XX, cierto es que son testimonio de la primera época de la nueva técnica, huellas de la infancia de la fotografía. Pero además de transmitirnos de manera bellísima los primeros logros de lo que en parte gracias a fotógrafos como él, iba a convertirse en un auténtico arte, en las obras de Heinrich Kühn (1866-1944) se deja también ver algo más, la imagen seductora, fascinante, pero también, por extrañas y misteriosas razones, inquietante, de la infancia de esa Europa de la que formamos parte.

En los inicios de su carrera, en la última década del siglo XIX, Kühn se vincula con otros dos fotógrafos, -Hugo Henneberg, que era un auténtico sabio, pues había estudiado, física, química, astronomía y matemáticas- y el austriaco de origen bohemio Hans Watzek, y juntos los tres amigos fundan la Cámara Club de Viena, inspirándose en el Photo Club de París, una asociación de fotógrafos creada, por Robert Demachy y Maurice Bouquet en la capital francesa, que defendía las posibilidades artísticas de la nueva técnica, oponiéndose a la Sociedad Francesa de Fotografía, solo interesada en sus posibilidades para el registro de la realidad. Junto a sus amigos Kühn experimenta las nuevas técnicas de impresión fotográfica, particularmente la goma bicromatada  aplicada con pincel, lo que acentuaba el aspecto pictórico de la imagen, que había desarrollado en París Robert Demachy. Y en estos años Kühn también se vincula con el equivalente inglés del Foto Club de París, convirtiéndose en miembro de una asociación llamada The Linked Ring y a partir de ese momento comienza a publicar sus trabajos en diferentes revistas inglesas y norteamericanas, especialmente en la prestigiosa Camara Woks.

En la primera etapa de la carrera de Heinrich Kühn –que había estudiado medicina y botánica y que en principio se interesó en la fotografía microscópica por razones científicas, pero que a partir de 1888 ya no hizo otra cosa que dedicarse a captar paisajes y personajes- es evidente que su ambición es crear fotografías que puedan realizar con la pintura, utilizando por ejemplo grandes formatos que las convierten en auténticos cuadros.  Pero en los primeros años del siglo XX se relaciona con otros dos grandes representantes del movimiento pictoralista internacional el norteamericano, Alfred Stieglitz –que tras residir en Europa durante algunos años, fundaría en el número 291 de la Quinta Avenida de Nueva York las famosas Little Galleries de la Photo Secession- y Edward Steichen, que aunque luxemburgués también se había afincado en Estados Unidos.

Bajo su influencia, Khün pasa del estilo impresionista románico de los primeros trabajos, a una nueva manera, muy sobria, casi abstracta, con encuadres que, aunque audaces, están simplificados al extremo; realizando fotografías donde sólo cuenta el estudio de la luz y en las que se dejan ver los valores propios de la Secesión vienesa, en cuyas exposiciones comienza a participar de manera habitual. De este modo, aunque sus fotografías suelen limitarse a captar la atmósfera de su vida familiar, Heinrich Kühn, consigue imponerse como uno de los grandes fotógrafos de estas primeras décadas del siglo XX, y ser considerado un auténtico maestro del autocromo, una técnica de colores ricos y matizados delicadamente, que habían desarrollado los hermanos Lumière, pero cuyos mejores intérpretes eran los pictoralistas ingleses.

En 1912 Kühn funda una Escuela de Fotografía en Innsbruck. Y luego, entre 1923 y 1935, trabaja como fotógrafo comercial para revistas como Das Deutsche Lirbubild, colaborando asiduamente en las editoriales del Photographiscbe R            . En 1937 recibió el Doctorado Honorífico de Filosofía de la Universidad de Innsbruck por su contribución a los aspectos tanto científicos como artísticos de la fotografía.

En la actualidad, sus obras están presentes en las mejores colecciones del mundo, por ejemplo, en las del Metropolitan Museum de Arte de Nueva York, en las del Smithson Institute de Washington o en las del Instituto de las Artes de Chicago

Y en 1988 la prestigiosa editorial alemana Residenz Verlag publicó un importante libro sobre su trabajo titulado Heinrich Kühn Photographer.

Una exposición dedicada a este gran fotógrafo, tras haber sido vista en el Museo Albertina de Viena de junio a septiembre del 2010, puede verse en el Museo de Orsay de París, del 6 de octubre del 2010 al 14 de enero de 2011, y más tarde, de marzo a mayo de 2011, podrá ser todavía vista en el Museo de Bellas artes de Houston, USA.

Álbum Letras Artes

 

Escrito por Álbum Letras Artes

Comments are closed.