Wassily Kandinsky y Der Blaue Reiter (II)

On 27 February, 2015 by Album Letras Artes

Catálogo de Segunda Exposición de la Redacción de Der Blaue Reiter (Munich, 1912)

 

«La naturaleza, sea el mundo de las hormigas o el universo de las estrellas, nos cautiva por dos lados.
Uno de ellos es conocido por cualquier hombre: la «infinita» diversidad, la «ilimitada» riqueza de las formas de la naturaleza: el elefante, la hormiga, el pino, la rosa, una montaña, un guijarro.
La otra parte es conocida por los instruidos: la adaptación de las formas a las necesidades (la trompa del elefante, las mandibulas de las hormigas).
Los hombres profundizan en la imitación de la necesidad de las formas naturales. Instalan parques zoológicos para ver su riqueza. Viajan lo más lejos posible: a la India, a Australia, al polo Norte, para encandilarse ante esta diversidad y seguir fundamentando el refleja de la necesidad.
El arte es aqui igual a la naturaleza: la riqueza de sus formas es ilimitada, la diversidad de sus formas es infinita: la necesidad crea estas formas. ¿Por qué se indignan algunos al ver estas facetas naturales del arte, en lugar de alegrarse?
La naturaleza crea sus formas para sus fines.
El arte crea sus formas para sus fines. No hay razón para enojarse ante la trompa del elefante y tampoco hay que enojarse ante una forma que el artista necesita.
Nuestro más ardiente deseo es despertar la alegría mediante los ejemplos de la inagotable riqueza de formas que el mundo del arte crea -incansablemente- según sus leyes.»

 

Wassily Kandinsky. Der Blaue Reiter

Wassily Kandinsky. Der Blaue Reiter

En la exposición participaron: Hans Arp, Albert Bloch, Georges Braque, Robert Delaunay, André Dérain, Maria Franck-Marc, R.de la Fresnaye, Wilhelm Gimmi, N. Gontscharowa, Erich Heckel, Walter Helbig, Kandinsky, E. L. Kirchner, Paul Klee, M. Larionow, Robert Lotiron, Oscar Lüthy, August Macke, K.Malewitsch, Franz Marc, W. Morgner, Otto Mueller, G. Münter, Emil Nolde, Max Pechstein, Pablo Picasso, láminas populares rusas, Georg Tappert, Paul Vera, Maurice Vlaminck, Alfred Kubin,Moriz Melzer.

«Nos proponemos mostrar en la diversidad de las formas representadas cómo se manifiesta pluralmente el deseo interior de los artistas» (catálogo de la exposición). Kandinsky publica en 1912 el libro Uber das Geistige in der Kunst (De lo Espiritual en el Arte, en su edición española, 1973) ensayo donde comenta sus conclusiones al programa experimental que venía desarrollando. En el texto, que sorprende por su solidez y coherencia, insiste en el concepto de arte como expresión sincera de la necesidad interior -«Es bello lo que es interiormente bello»)- y en liberar fondo de forma persiguiendo las posibilidades del lenguaje musical.

Distingue composición simple (subordinada a una clara forma sencilla), y composición complicada (composición sinfónica) constituida por varias formas subordinadas a otra principal clara o velada. «…si en la composición melódica se quita el objetivo descubriendo así la forma pictórica que subyace en el fondo, se encuentran formas geométricas primitivas o aparecen líneas sencillas». Valora tres fuentes de inspiración:
1.- Impresión directa de la naturaleza exterior (Impresiones).
2.- Expresiones inconscientes, espontáneas, de procesos de carácter interno, es decir, impresiones de la «Naturaleza Interior» (Improvisaciones).
3.- Expresiones que «se forman en mi interior de manera semejante y elaboro lentamente a partir de los primeros bocetos» (Composiciones). «Aquí desempeña un papel predominante el razonamiento, lo consciente. No se tiene en cuenta el cálculo, sino siempre el sentimiento».

En un artículo publicado en Der Sturn (Berlín 1913) deja clara su idea del arte: «una obra de arte consta de dos elementos, el interior y el exterior. El interior es la emoción del artista… La sucesión es: emoción (en el artista) -lo sentido- la obra de arte -lo sentido-Ia emoción (en el observador). Las dos emociones (pintor y observador) serán análogas en la medida en que la obra sea lograda».

También en 1912 aparece el almanaque Der Blaue Reiter, imprimido por la editorial Piper. Tan importante como el texto serán las ilustraciones. Los diferentés artículos, de temática muy diversa, son un intento de «descorrer las cortinas oscuras y abrir las ventanas al arte auténtico» (artículos de Wilden de Burlyuk) y evidenciar que «Cézanne y El Greco están emparentados espiritualmente a través de los siglos» (Artículo Bienes Intelectuales de Marc). Encontramos desde un dibujo de Klee hasta un bordado de seda, un sepulcro etrusco o una sombra chinesca. Macke en el artículo Máscaras busca la «relación interior entre la idea y la forma», visible por igual en los primitivos, pinturas religiosas o naifs que en creaciones de su tiempo.
Kandinsky, preocupado por la relación música-pintura como lenguaje plástico . En relación a una audición de Wagner afirmó «podía ver todos mis colores y supe que la pintura tiene el mismo poder que la música»- tiene en dos músicos el apoyo a su pensamiento. Arnold Schonberg, fundador de la técnica dodecafónica y también pintor, ve con «alegría que el objeto exterior material apenas es ya motivo para fantasear con colores y formas, y expresarse como hasta ahora sólo lo hacían los músicos ». Hartmann, compositor ruso, escribe un artículo (sobre la anarquía de la música) y Kulbin en otro (Música Libre) habla de «cuadros musicales formados por especiales superficies cromáticas que se funden en una armonía continuada».
Kandinsky escribe tres artículos: sobre el problema de la forma -«La forma es la expresión exterior del contenido interior», sobre la composición escénica, y el sonido amarillo. 

Franz Marc, Les grands chevaux bleus, 1911. Der blaue Reiter

Franz Marc, Les grands chevaux bleus, 1911. Der blaue Reiter

A la segunda exposición de Der Blaue Reiter (1912) acuden gran número de artistas y se convierte en una muestra casi completa de todos los estilos modernos. (Fauvismo, cubismo, futurismo, rayonismo, suprematismo, expresionismo). En los expresionistas que siguieron los postulados de Die Brücke persiste el motivo. Buscan, mediante el valor emocional y simbología del color, la transformación del objeto real -deformación- de manera que guarde correspondencia con los sentimientos no expresados.
Kandinsky en este breve periodo de tiempo ha evolucionado a las formas abstractas de su pintura Absoluta.Utiliza, independiente del motivo, el color para expresar emociones. Forma y color se emancipan de la «necesidad externa» para, libre como el músico utiliza las notas, reproducir una reacción estética (espiritual) que nace, es mensaje, de su necesidad interior.
La experiencia de Der Blaue Reiter quedará rota por la Gran Guerra del 14. Nunca aparecerá el segundo libro proyectado. Marc muere, y Macke cae en el frente occidental. El camino de Kandinsky habría sido, seguro, seguido por ambos. Macke, en cuyas últimas composiciones de cálidos tonos aun aparece el motivo y cuyo arte es, hasta cierto punto, una síntesis de fauvismo y cubismo órfico, quizás de manera menos comprometida.
Pero en Marc las formas se fragmentan, se geometrizan -Formas luchando, juegos de formas- y tienden claramente hacia el abstracto.

Kandinsky huye de Munich por Suiza y regresa a Moscú. En Moscú permanecerá, reorganizando la Academia de Bellas Artes, escuelas y museos, durante todo el periodo postrevolucionario.
En 1921, a raíz de la reacción cultural, marcha a Berlín. Al año siguiente se une a la Bauhaus desarrollando toda una experiencia pedagógica que culmina con la publicación de «Punto y Línea a Plano». Con K1ee, Feininger y Jawlesky forma un nuevo grupo: Der Blaue Vier (Los Cuatro Azules). Kandinsky camina desde la abstracción expresionista a sus abstracciones constructivas. El nuevo lenguaje tiene su propio vocabulario, y otros, partiendo de sus experiencias, desarrollarán un arte abstracto no subjetivo, que no surge de la necesidad interior; desarrollarán el concepto objetivo como abstracción.
Con Kandinsky había nacido un nuevo idioma, una nueva comunicación: había nacido el arte abstracto.

<< Leer artículo anterior “Kandinsky y Der Blaue Reiter” (I)

>> Leer artículo sobre Der Blaue Reiter aparecido en “Das Kunstblatt”, 1930

Escrito por Álbum Letras Artes

Comments are closed.