Editorial

Editorial Album Letras artes

Voluntad europea. Desde su origen Álbum Letras Artes ha dedicado muchas de sus páginas a mostrar y ponderar los ricos tesoros artísticos y culturales de numerosas ciudades europeas. Creando un itinerario que, como en los viajes de los artistas o de los ilustrados, ha sido también un proceso iniciático; un proceso en el que siempre hemos pretendido ofrecer a nuestros lectores esa sabiduría que permite gozar de este tesoro de una manera cada vez más profunda, más intensa. Un recorrido en el que siempre han estado presentes los grandes maestros de la rica tradición europea, pero también -precisamente porque se trataba de estos grandes maestros- las audaces innovaciones que han mantenido al arte europeo en su andadura hacia metas cada vez más altas.

Voluntad europea. Y de ahí nuestra alegría por el hecho de que, por fin, nuestra publicación sea fácilmente asequible a los ciudadanos de todas esas ciudades que siempre han estado presentes en nuestro trabajo. Álbum pretende ser un espejo en el que podamos contemplar lo mejor de nosotros, de todos nosotros.

Durante todos estos años hemos buscado, sin dejarnos vencer, ni por las numerosas dificultades que hemos debido afrontar, ni por ese escepticismo y ese pesimismo tan corrientes en este periodo que nos ha tocado vivir, esa experiencia fundamental del hecho artístico que nos abre otra dimensión, más bella y más noble, de lo humano.

La fe en esta potencialidad, que podríamos considerar mística, de la verdadera obra de arte, ha guiado e inspirado en todo momento a los colaboradores de Álbum, que compartimos la creencia de que el arte, para poder ser considerado tal, debe tener esa dimensión iniciática, es decir, debe estar implicado en la tarea de revelar una realidad espiritual, a la que no se puede ni se debe renunciar.

Excepcional, porque constituye la culminación de un largo proceso de perfeccionamiento, de maduración de una acumulación de vivencias, de conocimientos, de técnicas, la auténtica obra de arte es siempre única, inventiva, original. Porque siempre, de una manera o de otra, de lo que nos habla es de creación; porque, cuando es obra auténticamente lograda, siempre nos facilita el acceso a esa dimensión espiritual. Y esto, sea cuál sea la época en que la obra fue creada; sea cuál sea su estilo, las influencias que en ella puedan discernirse.

Desde las primeras manifestaciones artísticas hasta las obras más recientes, y pasando tanto por las sucesivas percepciones del clasicismo como por los diversos movimientos transformadores, un mismo aliento se propaga de siglo en siglo a través de algunos artistas excepcionales, que constituyen de alguna manera la manifestación visible del misterioso Chrorus mysticus, es decir, “el grupo de personas a quienes debemos el secreto poder de la civilización humana” del que habla la llamada Filosofía Perenne.

Abiertos a todas las opciones, a todas las experiencias, pero firmemente arraigados en la certeza a propósito de la existencia de unos valores que, aunque no sea posible definir de manera rígida o definitiva, se pueden percibir fácilmente en ese milagro constantemente renovado que es la experiencia estética, es decir, en el misterioso placer que provoca en nuestra alma la buena literatura, la buena pintura, la gran arquitectura. Interesados en todo aquello que pueda revelarse como enriquecedor, como fecundo, para nuestro pensamiento, para nuestro arte. Siempre buscando esas arcanas armonías del arte que tienen el mágico poder de transformar la vida en una fascinante aventura que nos hace más dignos, más nobles. Estos han sido nuestros criterios, nuestras posiciones durante estos veinticinco años. Esperemos que estos valores continúen iluminando nuestra tarea los próximos años.

Comments are closed.